Páginas vistas en total

Follow by Email

martes, 22 de octubre de 2013

Los otros tiempos


   Ye fácil ser feliz si tienes un amigu tres la barra y yo teníalu. Cuando nun taba de viaxe diba al bar, a lo menos, un par de vegaes al día. Pela mañana, cola bolsa la compra y el periódicu, a tomar un blancu. Pela tarde, pa tomar el café y echa-y una goyada al únicu periódicu llocal. Y si había partíu del Sporting, tamién al atapecer. "Estos mataos nun valen lo que ganen", dicía el mesmu que, diez minutos dempués, cantaba'l gol a glayíos unos segundos antes que'l restu. "¡Cagontuputamadre, Oscarín , apaga la radio!". Si nun había que madrugar al día siguiente, llegaba ella d'estudiar y tomábemos un par de vinos más d'aquella marca tan rara de Ribera'l Dueru. "¿D' ónde sacarás esto, Michael?". "Yo que sé, tráimelo'l mesmu. Los paisanos dicen qu'enfila más".

   Durante un añu enteru tuvi diendo a aquel chigre casi a diario y poques veces fui tan feliz. Eso yera cuando entá pensábemos que yera posible, cuando los otros tiempos. Cuando los buenos.

2 comentarios:

Larry Runner dijo...

Gonmimantu... ficísteme emocioname castrón.

Traubert dijo...

Échote de menos, alcalde. De Payares nun pasa esa cena