Páginas vistas en total

Follow by Email

martes, 22 de junio de 2010

Mi centro de gravedad y otros placeres


Después de Madrid llegó el cumpleaños de Fon y Balmo -ambos dos responsables de ese milagro que es La Calleja-, con muchas horas de música y un encuentro anodino sobre las tablas: Bueno, González (es el principio de algo, seguiremos informando). Y tras eso, el necesario descanso. Mi voz se rompió un poco y mi brazo izquierdo sufrió una contractura, con lo que escapé a mi centro de gravedad una temporada. Allí me acostumbré a los pequeños placeres domésticos, que diría el maestro: salir a comprar el pan y la prensa, tomar el vino de las 13:00 con los jubilados, escribir canciones, apostar por Costa de Marfil, emborracharse con levedad, fregar los platos... La vida.

La gira continúa, y tras el descanso -del que salieron muchas cosas-, el miércoles pasado tomé un avión a Barcelona para tocar en un lugar mítico: L´Astrolabi. Es uno de esos sitios donde se toca desenchufado y te dan las mil de la madrugada hablando con los dueños. Un lujo, vaya. Vinisteis unos cuantos, más de los que esperaba, y me hicisteis un poco menos dura la resaca del día siguiente. En la mañana del viernes, ataquines Bellvara y este menda sudaron carretera hasta Valencia, a golpe de clásico radiofónico y ventanillas bajadas, para grabar unas teclas y una voz en el brand new disco de Guille Dinnbier. Al acabar... La noche, claro. Y Manolo Tarancón. Y El Vedat. Y la hospitalidad. Y al día siguiente Castellón, donde tocamos al aire libre en "El huerto" (Segorbe) y en el "3 historias"(Altura) y nos quedaron las ganas de quedarnos...

miércoles, 16 de junio de 2010

Regresando... ( y IV)


Getxo fue nuestra casa durante tres días -gracias Dani, por tanto-. Desde allí comprendimos que no hay mejor gastronomía que la del norte; que dos músicos díscolos y un manager pueden convivir sin destruir; y que la música, a día de hoy, se construye en base a la amistad, la paciencia y el tesón. Esto es una carrera de fondo, y con amigos como los que tengo se aguanta cualquier maratón.

Bilbao y el Cotton Club eran otra cuenta pendiente. No vino mucha gente -el norte está lleno de frío...- pero nos salió un bolo bonito, se acercaron unos cuantos amigos y, lo más importante, conocimos a Mikel en persona, que superó todas nuestras espectativas -que eran muy altas-, a excepción de las crapulentas, ejem ;)

También hubo tiempo para grabar unas voces y unos pianos en el tercer disco de Daniel Merino -ojo a esa colección de canciones-, para descansar un poco y para organizar letras. Nos despedimos de Bilbo con la promesa de volver y salimos a Madrid para ver como el Barça ganaba la liga. Nos esperaban Jim, Beris y Mon... Ya nuestra familia, para hacer un concierto compartido en el Búho Real y cerrar esta parte de la gira con risas y la sensación del deber cumplido.

Gracias otra vez a Dani, Jim, Mon, Beris, Mikel, Andoni, H, Johnny, Edu y todos los que se me olvidan. Me gusta esta manera de sobrevivir

domingo, 13 de junio de 2010

Regresando... (III)


Madrid - Oviedo - Pamplona - Donosti

El martes 11 de mayo, en Pamplona, volví a encontrarme con Dani Merino, barba de rock donde las haya, para tocar en el Onki - Xin de Iruña. Poca gente... Pero "la pasamos bien" -en mi vida había comido un bocadillo mejor-. El día 12 pamploneamos, me hice un poco más fan del vino de Navarra y me enteré de que el presidente de éste, nuestro gobierno -cada vez menos nuestro-, iba a quitarle la plata a los de siempre. Los bancos crean la crisis, nosotros la pagamos. En fin... Que el jueves 13 volví a Donosti, esa ciudad tan cara como bella, donde me esperaban H y Andoni para llevarme a su sociedad gastronómica -por favor, quiero una de esas en Oviedo para mí- y emborracharme disimuladamente -i´m hard to candle, claro-. Entre tanto, Dani, Edu Vázquez y Johnny habían llegado al Altxerri Club, un buen lugar para tocar -con un piano de cola del que fue casi imposible despegarme-, donde no nos vio mucha gente -Mikel Erentxun y Diego Vasallo llegaron cuando acabé, mecachis- pero memorable, al fin y al cabo. Al acabar salimos con destino a Getxo, pero eso la os lo cuento mañana, que me he jugado unos eurillos en el Alemania - Australia y escapo a Turón, que da buena suerte

miércoles, 9 de junio de 2010

Regresando... (II)




Y la caótica Madrid nos recibió con tráfico y calor. Locales de "Ritmo y compás", ensayo rápido, visita al hostal -que bien merece una canción... o dos- y prueba de sonido tranquila, de esas en las que lo único que sobra es el tiempo. Enorme Carlos Hernández, gracias. Sin tiempo para muchos bocados me subí al escenario de la muy mítica sala Sol y empecé a contar mis cuentos -y lo que mola estar debajo de ese cartel...-. Luego ya subió el Babas, Kike Suárez, y su Desbandada, todos ellos gente con la que da gusto estar. Supongo que alguna o alguno lo habréis vivido, esa emoción de estar con alguien en el camerino justo antes de que suba a cantarle a una sala llena. Realmente emocionante. Yo no me iba a quedar allí abajo, por supuesto; venía a ver y, cómo no, a tocar el teclado en el concierto de Kike. Y allá nos fuimos, cerveza en mano, a guiñarle un ojo al Babas...

Dos horas y media de concierto, casi tres... Así da gusto pagar 15€, ¿no?. Entre bambalinas, que es donde se cuecen las patatas, se hablaron y pasaron muchas cosas. Esas me las guardo para mí, en el cajón de los "recuerdos para sonrisa". Sólo os digo que por allí andaban Aurora Beltrán, Lichis, Begoña Larrañaga... Y entre tanta estrella, uno de Turón. Al día siguiente volvimos al norte, donde nos esperaba una mala noticia inevitable. Pero no os preocupéis, son las cosas de la vida que no dura para siempre...

Tallueu, Manolo. Fdo. Alfredo Gutiérrez

sábado, 5 de junio de 2010

Regresando... (I)








Hace algo más de un mes que no paso por aquí... Y ya era hora de venir a ventilar un poco las habitaciones, regar las plantas, limpiar el polvo y llenar la despensa. En este escaso tiempo han pasado muchas cosas...

El 5 de mayo, al fin, toqué en el Centro Cultural Cajastur de Oviedo, deuda pendiente desde hace muchos años, y fue... una deuda saldada, un abrazo muy fuerte para con el pasado. Me di cuenta, una vez más, de la enorme calidad de mis chicos
y vi las canciones un poco más libres, más suyas, más vuestras que mías. Podéis ver varios vídeos en youtube, obra del cronista Smile, y leer la crítica de Manolo Abad para La Nueva España.

Dos días después tuve la oportunidad de ajustarle, de nuevo, las cuentas a las deudas. Que la Academia de la Llingua Asturiana le elija a uno para cerrar el acto institucional del Día de les Lletres es, cuando menos, honorable. Que ese acto tenga lugar en el Teatro Campoamor es, como mínimo, acojonante -cómo suena ese sitio, carajo-. No sé si comprendéis lo que significó todo esto para mí, es algo personal... Pero tuve que pellizcarme un par de veces.

Esta vez tampoco hubo tiempo para muchas celebraciones porque al día siguiente Yoni y yo arrancamos el tiburón gris con destino a la siempre caótica Madrid.

P.D. Fotos de: Javi, Smile e Iris (esa aparición que podéis ver en la derecha de la segunda imagen, entre cortinas, no es una cara de Bélmez; es mi manager y hermanísimo, el gran Johnny Bellvara)