Páginas vistas en total

Follow by Email

martes, 22 de octubre de 2013

Los otros tiempos


   Ye fácil ser feliz si tienes un amigu tres la barra y yo teníalu. Cuando nun taba de viaxe diba al bar, a lo menos, un par de vegaes al día. Pela mañana, cola bolsa la compra y el periódicu, a tomar un blancu. Pela tarde, pa tomar el café y echa-y una goyada al únicu periódicu llocal. Y si había partíu del Sporting, tamién al atapecer. "Estos mataos nun valen lo que ganen", dicía el mesmu que, diez minutos dempués, cantaba'l gol a glayíos unos segundos antes que'l restu. "¡Cagontuputamadre, Oscarín , apaga la radio!". Si nun había que madrugar al día siguiente, llegaba ella d'estudiar y tomábemos un par de vinos más d'aquella marca tan rara de Ribera'l Dueru. "¿D' ónde sacarás esto, Michael?". "Yo que sé, tráimelo'l mesmu. Los paisanos dicen qu'enfila más".

   Durante un añu enteru tuvi diendo a aquel chigre casi a diario y poques veces fui tan feliz. Eso yera cuando entá pensábemos que yera posible, cuando los otros tiempos. Cuando los buenos.

viernes, 4 de octubre de 2013

De la escritura de canciones y otros proyectos (II)


   El disco de Silvia Quesada, que se publicará a finales de este año bajo el amparo de mi discográfica, está escrito íntegramente en asturiano y su música está compuesta, casi al completo, por un servidor.  Hay dos canciones escritas por Javi Vallina -de BUENO- y el resto son letras mías y de diferentes autores asturianos a los que intenté "musicar" de la mejor manera. Hablo de gente como Pablo Texón, Boni Pérez, Laura Fernández o Berta Piñán.

  Esto ocupó gran parte de mi primavera / verano y, aunque habrá que ver el resultado final, creo que quedará un disco digno. Actualmente estamos aún retocando alguna letra, enfrascados en los primeros pasos de la producción, cambiando estructuras... Pero el grueso de lo que es mi trabajo ya está hecho, con lo que -al fin- después de muchos meses he vuelto a escribir canciones para mi próximo disco. No se parecen demasiado a las anteriores pero tampoco se alejan de mí. Me estoy dejando llevar, sin pensar en el estilo ni en la historia que quiero contar. Sigo intentando cuidar las letras pero no tengo un guión concreto, las dejo salir. Actualmente tengo cuatro finalizadas -una de ellas ya se estrenó en directo, "Colisión de trailers"- y parece que van a salir unas cuantas más en las próximas semanas. 

  Como decía en la entrada anterior de este blog he vuelto a la guitarra, al menos para componer. Tocarla en directo es un asunto más complejo, pero quién sabe... Igual mi "guitarra de palo" pisa, por primera vez, el café Libertad 8. Yo prometo, al menos, tocar mis cuatro novedades y alguna más el próximo viernes 25. A la hora de siempre. En mi casa de Madrid. Estaré en la entrada.

 

jueves, 3 de octubre de 2013

De la escritura de canciones y otros proyectos (I)


 Cada vez que vuelvo a escribir aquí me prometo hacerlo con más asiduidad... Pero pasan los meses y, unas veces por falta de tiempo y otras por pudor, no lo hago. Se supone que un blog es para contar mi vida, hablar de las películas o los discos que me gustan o detallar la evolución de mi trabajo. Parece atractivo pero no sé si interesante... En fin, voy a intentarlo, voy a hablar de lo que me gusta y de los que me gustan -o no tanto-, voy a hablar de mí.

  Todas las canciones que componen el disco en castellano de "Dobleces" fueron escritas -o acabadas, soy bastante lento en esto de acabar letras...- en el primer año de la gira de "Dudas y precipicios". Fue un año convulso, anodino y duro en todos los sentidos de mi vida y fue el último con ese cariz, con lo que cuando me vi inmerso en los conciertos de presentación de "Dobleces" no tenía especiales ganas de componer. La experiencia de "musicar" letras de Pablo Texón, además, había sido impresionante pero también agotadora, así que sólo tenía ganas de salir a tocar. En un año apenas escribí varios esbozos y algunas cosas que me habían encargado -como la canción del libro "10 corsarios" de Tito Montero-.

   Después de la primera parte del recorrido del disco me di cuenta de que, en algún momento, habría que empezar a escribir algo que no fueran descartes de años anteriores y empecé a componer alguna cosa con la guitarra -poco habitual en mí-; pero cuando estaba empezando a engrasar el engranaje surgieron más encargos, la gira de Fabián, algunas grabaciones... y un disco nuevo, toda una producción, la primera grabación en solitario de mi voz favorita: Silvia Quesada.