Páginas vistas en total

Follow by Email

jueves, 13 de enero de 2011

De la Ley de Economía Sostenible y la ministra debería haber dimitido


Hace semanas que quiero escribir sobre la archicomentada "Ley Sinde". Y quiero hacerlo, principalmente, por dos motivos: porque me afecta directamente y porque hay un auténtico desconocimiento social sobre estos asuntos. No es que uno sea muy ducho en legislación ni en educación, pero sí que conozco mi trabajo y la fuente de mis ganancias.

Esto es lo que dicen algunos artistas y articulistas cuya opinión me ha parecido reseñable:

La industria discográfica de este país tiene muchos pecados que purgar, y los está purgando. Históricamente se han dedicado a buscar el beneficio a corto plazo, sin cultivar carreras de largo recorrido de artistas con criterio. No han ejercido una labor educativa con el público potencial. Han primado la horterada rentable de usar y tirar, y ahora que la gente se puede bajar la horterada gratis, se quejan. Aparte, claro está, de que en la sociedad, especialmente en la de nuestro país, ha calado hondo la absurda idea de que todo lo relacionado con la cultura debe ser gratis. Estamos en un período de liquidación por derribo, en el sálvese quien pueda.

JOSE IGNACIO LAPIDO, El País, 23/12/2010

(...)

Lo más estúpido de esa desacertada ley es que, además, no servirá de nada. Tumbar esas doscientas páginas de enlaces a las que la industria cultural culpa de la piratería en España sólo valdrá para que nazcan otras alternativas, y esto no es una opinión: es un dato refrendado por diez años de victorias legales y judiciales hasta la derrota final. En una palabra: Napster. O Audiogalaxy. O Kazaa. O Emule. O ahora Megavideo. Es una eterna pelea del ratón y el gato, cada vez que la industria cultural bloquea en los juzgados o en los parlamentos una tecnología de descargas, nace otra, aún más difícil de frenar.

¿Cómo acabar con la piratería? Muy fácil: ofreciendo alternativas en internet legales y fáciles de usar a precios razonables, como lo está logrando Spotify con la música. ¿Es razonable que sea más lento y complicado comprar legalmente un ebook que piratearlo?. Tampoco lo es querer cobrar en Internet el mismo precio que se pagaba antes, cuando -además de la canción, la película o el libro- había que costear la producción del soporte físico de ese objeto por tienda y por camión. La ley antidescargas es un esfuerzo inútil que provocará algo peor que la melancolía. Sólo sirve para otra cosa más: para dar falsas esperanzas a una industria moribunda que se niega a tomar su medicina.

IGNACIO ESCOLAR, Los esfuerzos inútiles. www.escolar.net

(...) los impopulares artistas tienen razón en algunas cosas. La primera: que no es justo -aunque sea legal- que existan páginas de enlaces que se lucren con el trabajo ajeno. La segunda: que quien más gana con esta situación son las telecos, que incluso en la publicidad del carísimo ADSL que pagamos venden "descargas más rápidas". La tercera: que hace falta un nuevo modelo tras la revolución digital.

Yo creo en la propiedad intelectual. Y creo que merece protección porque es incluso más justa que la propiedad material: porque todos nacemos con cerebro, pero no todos nacemos con herencia. Es una propiedad muy diferente porque compartir mi hipotecada casa tiene un límite -mi casa no es muy grande-, pero mi propiedad intelectual, mis ideas, se hacen más grandes cuanto más las comparto. Tras el merecido rechazo a la Ley Sinde, tras la sentencia contra el arbitrario canon digital, es el momento de buscar un nuevo acuerdo social capaz de conjugar la libertad de internet -y sus infinitas ventajas para universalizar la cultura- con el respeto y el incentivo económico para aquellos que crean esas películas, esos libros, esas canciones. Se puede hacer, se debe hacer. Pero no vale otro parche más: hace falta una reforma integral de la ley y también de los viejos modelos de negocio.

IGNACIO ESCOLAR, Los artistas tienen algo de razón. www. escolar.net

Yo estoy a favor del streaming, de la descarga en principio, no. El streaming en una plataforma como Spotify, por ejemplo, me parece que es la solución que más nos conviene a todos. La ley no sé si tiene que castigar a la persona que descarga o a las compañías telefónicas que salen inmunes de todo esto. No acabo de entender por qué aún ningún gobierno ha ido a por las empresas

SANTI BALMES (Love of Lesbian), www.rollingstone.es, 24/11/2010

¿Para qué coño venden un ancho de banda de 20 megas si es ilegal descargarse archivos? Para entrar en Facebook o navegar por Internet no necesitas tanta velocidad. No me parece bien que la gente se descargue música, porque sería tirarme piedras en mi propio tejado. (...) Pero de ahí a que sea culpa de la gente, no

RAMÓN RODRÍGUEZ (The New Raemon), www.rollingstone.es, 24/11/2010

Son sólo algunas opiniones de las infinitas que he leído por internet. Y cito éstas porque estoy de acuerdo con casi todo lo que dicen. En resumen:

No estoy de acuerdo con una ley que criminalice al usuario. Si a ti te permitieran no pagar el pan, no lo pagarías. En tal caso, habría que culpar a quien te da el acceso al pan gratis, ¿no?. Las compañías telefónicas deberían pagar este pato.

Tampoco estoy de acuerdo con las webs de descarga que contienen banners y anuncios de todo tipo y manera. Es decir, con las que se lucran a través de los contenidos que ofrecen. Acepto que pongas mi disco en descarga libre, pero si yo no gano, tú tampoco. Eso sí, elaborar una comisión estatal libre -esas cosas deberían hacerlas los jueces- para decidir a quién le cierro el chiringuito me parece excesivo. Y es más, como decía Escolar, si cierran 20 aparecerán otras 20. En España, en Argentina y en la Cochinchina

Las discográficas, como bien dice Lapido, se han dedicado años y años a forrarse con el producto de sus artistas de un modo obsceno y pantagruélico. Porcentajes abusivos, intermediaros en exceso, precios desbordados, artistas de usar y tirar... No se vende la misma cantidad de discos que antaño, cierto. Muchos trabajadores se han quedado en la calle, por supuesto. Pero "el futuro ya está aquí", para todos. Hay que reconvertirse -mal que nos pese- y dejar de llorar. Educación, consenso y mirada hacia adelante. Nada más

3 comentarios:

El gordo dijo...

Joder titi, debe ser la primera vez que estoy de acuerdo contigo en todo jejejeje...un abrazo!!!

Céfiro dijo...

Amén.

Paula dijo...

qué bien escribes, cojones!! ;)